COOKIES

Utilizamos cookies para asegurar una mejor experiencia de usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Los nombres propios de la pared

Autor Fernando Sánchez Calvo

Un misántropo espía a sus vecinos a través de la pared para poder conocerlos mejor...
Colección Agua viva
Género Relatos
Editorial Bohodón Ediciones
Fecha de Publicación 01/03/16
Peso 1,50 MB
Medidas 140 x 210 mm
Cantidad de Páginas 106


¿Desea comprar este Libro?

12,00 € Edición Papel 978-84-16355-75-4
5,00 € Pdf  
Un misántropo espía a sus vecinos a través de la pared para poder conocerlos mejor. El eterno aspirante a Premio Nobel ensaya delante de un auditorio vacío su discurso ante la Academia Sueca mientras repasa su historia familiar. Dos superdotados debaten con mamá y papá sobre el triunfo del sol ante la lluvia y viceversa. Un soltero pasea unas horas con su diabólico sobrino por petición de su hermana. Don Miguel de Cervantes se sueña a sí mismo. Un nostálgico recuerda aquella época en la que se hablaba sin tapujos y a voz en grito en las calles. Ésos son, entre otros, los argumentos de este recopilatorio de cuentos. A veces nos apetece subir las vísceras al cerebro y ponerle pasión a nuestro relato. En otras ocasiones es mejor enfriar nuestras emociones, ordenar nuestra tragedia y reflexionar sobre ella como si no fuera propia. Darle calor al frío y frío al calor. Coger la palabra y subirla a las puertas de los labios, lista para decirse, más que para leerse. Y el humor, si es negro y solo, mejor que mejor.
Fernando Sánchez Calvo
Fernando Sánchez Calvo (Madrid, 1981) es licenciado en Filología Hispánica por la UCM. Profesor en un instituto público, ha publicado el libro de relatos "Muertes de andar por casa" (El Gaviero Ediciones, 2007) y colabora en el blog de crítica La Tormenta en un vaso. En el plano teatral, pertenece a la compañía “La jarandinopla”, para la que ha escrito y dirigido la comedia "Homeless" (2012) y la tragedia urbana "Cárnica" (2014). Si hay alguien a quien se lo debe todo literariamente, ése es Ramón María del Valle-Inclán, pero ya está muerto y es imposible saldar la deuda con él.