COOKIES

Utilizamos cookies para asegurar una mejor experiencia de usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Dueños de sus destinos

Autor Jerónimo Durán García

En el pasado siempre habrá un sitio olvidado para nosotros. Cuando llegue el día...
Colección Didot
Género Autobiográfico
Editorial Punto Didot
Fecha de Publicación 29/01/12
Peso 0,59 MB
Medidas 150 x 216
Cantidad de Páginas 226


¿Desea comprar este Libro?

15,00 € Edición Papel 978-84-939805-1-1
6,00 € Pdf  
En el pasado siempre habrá un sitio olvidado para nosotros. Cuando llegue el día para llegar a él, será el día en que no nos volveremos a ver, cuando ya no estemos siempre, estaremos entre los nuestros, cuando alguien pregunte, tendrá su respuesta, cuando alguien quiera saber de dónde venimos, aquí nos encontrará.
Esta es la historia de unos críos que se hicieron hombres gracias a los años.
No hay principio sin fin.
De ahí que si no creamos el principio, no llegaremos al fin.
Nunca quisimos ser nada, solo quisimos vivir y para ello vivimos.
Nunca quisimos ser aquello que no éramos, porque dejaríamos de ser lo que fuimos.
Nunca aspiramos a aquello en lo que no creímos.
Nunca quisimos nada de lo que otros tuvieran, y eso nos hizo ser sencillos.
Nunca quisimos vivir de los demás, de ahí que sigamos viviendo de nosotros.
Nunca nos preguntamos el porqué de nosotros mismos, ya que éramos nosotros.
Todos hacemos historia, la vida es nuestra historia, de ahí que esta sea nuestra historia.
No quieras ser historia, deja que la historia se ocupe de ello.
No quieras ser algo, porque sin que te des cuenta, ya lo eres: eres lo más importante de ti mismo.
Si supiéramos lo importante que somos, sabríamos que no hay nada más grande que nosotros mismos.
Dedico estas palabras a todos aquellos que no se buscaron, y se encontraron. A todos aquellos que supieron valorar la amistad y hubieran dado la vida por ello. A todo aquel que sienta que sin amigos y amistad, la vida por mucha riqueza
no vale para nada.
Que lo que nos quede, nos quede; hemos vivido lo suficiente como para que la muerte no nos espere.
Jerónimo Durán García


Otros Libros de este mismo Autor